LA BIBLIA CONDONA, O CONDENA, LA HOMOSEXUALIDAD?

 

La homosexualidad es un tema controvertido en muchas sociedades. Para algunos se ha convertido en una cuestión de igualdad de derechos; para otros, es una cuestión religiosa y moral; para muchos, es ambas cosas. El objetivo de este post es expresar lo que creemos es la visión bíblica sobre el asunto. Para alguien que no es cristiano, ni homosexual, este post es de poco interés. Para aquellos que se identifican como cristianos homosexuales, este tema tiene una enorme importancia debido a su contradicción implícita. Para nosotros, los cristianos, hay un Creador, y la naturaleza misma es su evidencia. Creemos que Dios hizo a las personas a Su imagen (Génesis 1:26-27). Diseñó hombres y mujeres con órganos específicos, funcionales y complementarios para que un hombre se acople con una hembra (Génesis 2:22-25). Fue él quien determinó las normas morales de la humanidad; lo que está bien y lo que está mal. Esta es la razón por la que la mayoría de los estudiantes de la Biblia afirman que la homosexualidad se opone diametralmente a las claras intenciones de Dios, y es una declaración de que Su diseño está equivocado. ¡Cometer actos homosexuales contradice el plan del Diseñador! Ya sea que los heterosexuales participen en actos homosexuales, o que personas del mismo sexo tengan una relación monógama, son pecadores. La Biblia indica clara y consistentemente que participar en relaciones sexuales entre personas del mismo sexo es "un acto detestable", (Levítico 18:22); "han cometido una abominación. Deben ser ejecutados", (Levítico 20:13). Estas leyes no pueden ser más claras; prohíben todos los actos homosexuales, y el castigo para los participantes es la muerte. Ya sea consensual o no consensuada, la homosexualidad se considera un pecado que resulta en el juicio de Dios y culmina en la muerte.

 

Para avanzar en su causa, a todas luces errónea, los defensores de la homosexualidad insisten en que las definiciones encontradas en el Antiguo Testamento se aplican sólo a aquellos que siguen sus reglas; los cristianos no tenemos que obedecerlas. Basándose únicamente en esa premisa, estos incrédulos opinan que la mayoría de las condenas bíblicas del acto pueden ser desestimadas, Además, no reconocen las normas morales establecidas por Dios. Las afirmaciones contenidas en el Antiguo Testamento son irrelevantes para esas personas. El problema que tienen que enfrentar es que el Nuevo Testamento también dice mucho sobre la inmoralidad sexual; la condena constantemente. Para verificar, no tenemos que ir muy lejos; leamos al Apóstol Pablo (Romanos 1), cuando describe específicamente la homosexualidad como un ejemplo de la negación persistente de los mandamientos de Dios, donde el Creador establece que el matrimonio es la unión de un hombre con una mujer con el propósito de procrear. Además, la Biblia no contiene versículos que apoyen las relaciones homosexuales en ninguno de los dos testamentos. Por el contrario, ambos libros condenan la homosexualidad independientemente del contexto. La relación sexual es moral y apropiada cuando el acto es realizado por un hombre casado con una mujer. Aparte de eso, es inmoral y condenado. Debido a que no pueden superar estas condenas, la mayoría de los defensores de la homosexualidad argumentan que tener relaciones sexuales con una persona del mismo sexo es un pecado venial preferencial, similar a la glotonería o la embriaguez; de ninguna manera se puede comparar con un acto tan detestable como matar a tus padres. La única manera de explicar los muchos versículos que contradicen sus creencias es seleccionar algunos pasajes, y malinterpretar su significado. Estas interpretaciones deben ser rechazadas por varias razones, algunas de las cuales serán evidentes a medida que avancemos en la lectura de este post. No tomará mucho tiempo para que el lector llegue a la conclusión de que nuestra opinión sobre este tema está de acuerdo con la declaración bíblica de que la homosexualidad es un pecado mortal.

 

Los defensores de la homosexualidad utilizan constantemente algunos pasajes bíblicos para demostrar que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo eran tan comunes en tiempos bíblicos, como lo son hoy en día. Los romanos de la época lo practicaban cotidianamente. Por supuesto, es sólo su opinión. Para justificar sus afirmaciones, le sugerirán que lea algunos versículos bíblicos, como (1 Samuel 18:1) donde leemos que "Jonathan amaba a David", y luego (2 Samuel 1:26), donde casi lloramos con David cuando se lamenta de la muerte de Jonathan diciendo que el "amor de Jonathan fue más maravilloso que el de cualquier mujer”. Para algunos lectores, es fácil malinterpretar estos pasajes como el reconocimiento bíblico de la relación homosexual entre David y Jonathan. Es importante señalar, sin embargo, que la palabra "amor" en este versículo tiene una connotación diferente; no tiene nada que ver con relaciones carnales, y mucho menos homosexuales. David y Jonathan eran grandes amigos. Tenían un acuerdo en el que Jonathan iba a ser el segundo al mando, después de David, a cambio de la promesa de David de proteger a la familia de Jonathan. Este es un ejemplo de verdadera amistad, nada más. Además, cuando David dijo que el amor de Jonathan fue "más maravilloso que el de cualquier mujer", la mayoría de los eruditos creen que es una clara referencia a sus experiencias con una de las hijas de Saúl, quien lo engañó. La idea de que estos hombres sostenían relaciones homosexuales no refleja el punto de vista abundantemente apoyado por la Biblia.

 

            Los defensores de la homosexualidad aplican el mismo razonamiento a la estrecha relación entre madre y nuera sostenida por Ruth y Noemí; la ven como el ejemplo perfecto del lesbianismo. Para estos incrédulos, Ruth y Noemí eran amantes homosexuales. Por supuesto, esto es pura especulación. No hay nada en el libro de Ruth que sugiera que hubo algún tipo de relación sexual entre las dos mujeres. Por el contrario, en la narración, Ruth era la esposa del hijo de Noemí, Mahlon (4:10); Noemí esperaba que Ruth buscara otro esposo (1:13); Boaz consideraba a Ruth como una mujer virtuosa (3:10-11); Ruth se casó con Boaz, y tuvieron una relación sexual adecuada entre esposo y esposa (4:13). La conclusión correcta del registro bíblico es que las únicas relaciones sexuales que estas mujeres tuvieron fueron con sus maridos.

 

 Luego tenemos Mateo 7:17, donde el evangelista nos dice que "un buen árbol da buenos frutos, pero un mal árbol da malos frutos." La implicación es que este verso apoya las relaciones homosexuales porque naces así, y no hay nada que puedas hacer al respecto. Que un hecho sea natural no significa que sea moralmente correcto, así como antinatural, no significa inmoral. Incluso si la homosexualidad proviene de causas naturales, como algunos argumentan, no es un factor determinante sobre si es moral o no. Sin embargo, como con muchos otros versos, los defensores de la homosexualidad pasan por alto el contexto de este verso. En este pasaje, Jesús no se refería a la homosexualidad en absoluto; estaba advirtiendo contra los falsos profetas.

Please reload

Comments / Comentarios

© 2017 by Giancarlo  created with Wix.com