© 2017 by Giancarlo  created with Wix.com

¿POR QUÉ EL 99,99% DE LOS CRISTIANOS NO OBEDECEN LA BIBLIA?

June 29, 2018

Para nosotros los cristianos, no debe ser difícil creer el porcentaje señalado en el título de este post. Sólo piénselo por un minuto. ¿Conoce usted a alguien que obedece todas las reglas de las Sagradas Escrituras? Créame, el título se basa en una realidad innegable. Para muchas personas, la Biblia es la máxima autoridad moral, y para los cristianos, es la manera de modelar nuestras vidas. No podemos ocultar, sin embargo, que la mayoría de nosotros no sigue sus reglas y reglamentos, incluyendo los diez mandamientos. No estoy cuestionando a los muchos cristianos que tratan de mantenerse lo más apegados posibles a las instrucciones, a los mandamientos, establecidos en las Sagradas Escrituras. Las regulaciones que discutiremos son las que violamos todos los días, ignorando la Biblia. En la mayoría de los casos, ni siquiera nos percatamos que estamos cometiendo un pecado. Cuando termines de leer este post, quedará claro que los cristianos, incluyéndome a mí, seguimos las reglas de la Biblia con las que estamos de acuerdo, e ignoramos aquellas con las cuales no concordamos. También va a ser transparente que hay razones poderosas para que nos comportemos de la manera que lo hacemos.

Aquí hay algunos ejemplos de las cosas que hacemos cada día que nos pueden condenar a los fuegos eternos sin siquiera darnos cuenta. Para empezar, echemos un vistazo a algunas de las reglas que la mayoría de los cristianos hemos decidido no obedecer.

La mayor parte de nosotros, sabemos que la Biblia establece límites claros con respecto a nuestras preferencias sexuales. Por ejemplo, en Levítico 18:22, Dios declara de manera muy definida que Él está en contra de la homosexualidad. Este versículo nos dice claramente que el Creador prohíbe ir a la cama con una persona de nuestro mismo sexo. Moisés lo llamó una abominación punible con la muerte. Esta no es la única, pero como se puede ver, algunas preferencias sexuales están fuera de los límites permitidos. En estos tiempos, sin embargo, un número substancial de cristianos han decidido salir del proverbial armario para presentarle al mundo su homosexualidad. ¿Son "malos" cristianos? Bueno, justifican su comportamiento citando la Biblia, Libro 2do de Samuel 1:26, donde el profeta afirma que el vínculo entre el rey David y Jonathan fue “firme y duradero,” hasta el punto que David dirigiéndose al fallecido Jonathan le dijo: "tu amor hacia mí fue más maravilloso que el amor de las mujeres". Esto no significa, necesariamente, que su relación haya sido homosexual; sin embargo, es tan convincentemente fuerte como para sugerirla. Y para los cristianos homosexuales, es un buen argumento para opinar que la Biblia la permite.

Génesis 38:9 nos dice que el hombre no debe derramar su semen en otro lugar que no sea la vagina de su esposa. Si lo hace, está cometiendo un pecado mortal, y sin derecho a réplica irá directamente al infierno. Para estar seguros, le sugiero que no use condón cuando tenga sexo; al mismo tiempo, no utilice dispositivos para evitar la procreación. Esta regla incluye masturbarse, lo cual está claramente indicado por San Pablo en su Primera Carta a los Corintios 6:18, donde lo prohíbe, independientemente de la edad. De acuerdo con esta regla bíblica, cuando usted tiene relaciones sexuales consigo mismo, está cometiendo un pecado mortal, y debe aceptar que tiene que morir. Mientras estamos en el tema del sexo, en Mateo 5:28 se afirma que, si un hombre mira a una mujer con ojos lujuriosos, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. No estoy seguro, pero si extrapolamos a los tiempos modernos, pareciera que ver pornografía cae en esta categoría, y, en consecuencia, debe ser castigada con la misma pena, de acuerdo a la ley. Siguiendo con el tema, todos sabemos lo difícil que es encontrar una novia que sea virgen; la gran mayoría de los jóvenes tienen relaciones sexuales antes de casarse. Bueno, esto es un pecado punible con la muerte. Se llama fornicación. Esto es de acuerdo a Deuteronomio 22:20-21. Además, si un esposo encuentra que su esposa le dio su virginidad a otra persona, antes de su matrimonio, él deberá plantarla en la puerta de la casa de su padre, para que los vecinos la apedreen hasta que muera. Si la regla se aplicara hoy, las jóvenes modernas, en su totalidad, llegarían al matrimonio todavía vírgenes. Marcos 10:11-12 es muy claro con respecto a los divorciados o divorciadas. Si se casan de nuevo, cometen adulterio, un pecado castigado con un viaje sin retorno a los fuegos eternos. Me pregunto si esa regla cubre a los viudos y viudas. La próxima regla sería cómica, si no fuera tan trágica; es con seguridad una de las más extrañas. Deuteronomio 23:1, nos dice que a un hombre cuyo pene haya sido cercenado no se le permitiría concurrir a la iglesia. ¡Que terrible! Me viene a la mente una esposa celosa, Lorena Bobbitt, quien le cortó el miembro viril a su esposo, John Bobbitt. Como si esa ridiculez no fuera suficiente, a las mujeres se les prohíbe ayudar a sus maridos en una pelea. Según Deuteronomio 25:11-12, si durante la defensa de su pareja, la mujer decide oprimir los testículos del atacante, debe ser condenada, sin piedad, a que le sean cortadas las ofensivas manos.  Mujeres, es mejor dejar que el marido se defienda solo, pero si deciden que tienen que ayudarlo, recuerden que no deben tocar los genitales del oponente.

La Biblia no sólo se mete con sus preferencias sexuales, tiene mucho que decir acerca de su dieta. Les daré algunos ejemplos: Levítico 17:7-8, prohíbe comer carne de cerdo y camarones. Tengo algo que decir al respecto porque crecí disfrutando de sándwiches de pernil de cerdo y queso, y, como adulto he comido más cócteles de camarones que mucha gente. Moisés no lo sabía, pero algunas de estas reglas fueron escritas contra los chinos. Levítico 3:17 nos prohíbe comer grasa, o sangre, miembros distinguidos de la cocina cantonesa. Gracias a esa norma, la mayoría de los chinos van directo al infierno. Además, Levítico 10:11, prohíbe categóricamente comer langostas. ¿En qué estaba pensando Dios cuando le ordenó a Moisés que escribiera estas reglas? La mayoría de los cristianos prefieren cerrar los ojos al leer esta parte del libro. Aun así, si usted lee estas regulaciones cuidadosamente, encontrará que hay razones de peso para que Dios ordenara estas recomendaciones dietéticas: los cerdos, los camarones, y las langostas son animales sucios, inmundos. Comen de todo, incluyendo las heces de otras criaturas; no sólo eso, su sistema digestivo es muy deficiente. Su digestión toma poco tiempo; la comida entra y sale en un tiempo récord, dejando dentro de su cuerpo la mayor parte de las toxinas. Ocurre todo lo contrario con los rumiantes. La vaca, que es un animal limpio, según la Biblia, come sobre todo pasto, que es una hierba fresca, y su proceso digestivo toma alrededor de 24 horas; suficiente tiempo para eliminar las pocas toxinas contenidas en su alimento. Levítico 11:28-29 nos da una lista de los animales limpios, los que se pueden comer, y de los sucios, los que están prohibidos. No sé a ustedes, pero a mí me gustan mucho los caracoles franceses. ¡Gracias a Dios que no están incluidos! Bueno, parece que no lo están. Si estoy equivocado, compré mi boleto de una sola vía al infierno. Y, por último, pero no por eso menos importante, Proverbios 23:2 nos indica que es mejor enterrarse un cuchillo en la garganta que ser un glotón. Esto significa que, si comes demasiado de algo, también estás cometiendo un pecado punible con lo usual, la muerte.

Usted pensaría que la Biblia no interferiría con las modas que usted exhibió de vez en cuando. Estoy seguro de que no le gustaría cortarse el pelo al estilo del dictador norcoreano Kim Jong-un, ¿verdad? ¡Claro que no! Por si acaso, le recuerdo que Levítico 19:27 nos dice claramente que no debemos redondear los bordes del cabello de su cabeza, o de su barba. Aquí hay otro: En el libro primero de Timoteo 2:9, la Biblia prohíbe que las mujeres vistan ropa sexy, particularmente si lo hacen para llamar la atención de hombres que no sean sus maridos. Cuando lo hacen, según esta regla, no son más que prostitutas, y serán condenadas a muerte por lapidación. Además, este versículo instruye a las mujeres a usar ropas apropiadas y modestas, sin adornos ni joyas. Hasta el pelo trenzado cae en la categoría de no ser lo suficientemente modesto; en consecuencia, ella debe ser sentenciada a muerte. El pecado mortal no es solamente vestir ropa sexy; Levítico 19:19 nos prohíbe, tanto a hombres como a mujeres, mezclar las telas; nada de algodón con lana o con materiales sintéticos. Con razón, Cristiano Ronaldo insiste en que sus camisetas tienen que estar hechas de 100% algodón. Tal vez sabe más que usted, o es más cuidadoso con respecto a su ropa.

¡Echémosle un vistazo a esta joya bíblica! Las mujeres deben mantener silencio en la iglesia. Si ustedes, mujeres, se atreven a hablar o rumorar mientras están en un servicio religioso, se están condenando al infierno. Esto es de acuerdo con Corintios 14:34-35 donde San Pablo lo declara de manera inequívoca. Si desea aclarar algo o tiene alguna pregunta, debe esperar hasta llegar a casa para preguntarle a su esposo. La pregunta es: ¿Cuántas mujeres obedecen esta regla? Este es uno de esos casos en los que el marido puede ordenarle a la esposa que se calle, y ella obedientemente hará lo que le mandan sin que el esposo pueda ser acusado de ser misógino o sexista. Además, también en el libro primero de Corintios 7:10-11 podemos leer que, independientemente de lo que un hombre le haga a su mujer, ella debe permanecerle fiel a él y a su matrimonio.

Aquí les presento una regla que podría ser de mucha utilidad a padres con hijos poco respetuosos. Éxodo 21:17, nos dice que si uno de nuestros hijos, utiliza maldiciones, palabras vulgares, o muestra signos de rebeldía hacia sus padres, solo tienes que llamar a los ancianos del pueblo para que lo apedreen hasta que muera. Olvídese de nalgadas, o de castigarlo mandándolo a su dormitorio, simplemente llame a los ancianos y habrá resuelto el problema de manera definitiva.

Para los fanáticos del trabajo, está prohibido trabajar los sábados, que para el resto de nosotros quiere decir cada domingo. Éxodo 31:14-15 declara que, si usted hace algo que pudiera interpretarse como trabajo, de cualquier tipo, debe ser sentenciado a morir de inmediato. No hay excepciones. No se le ocurra ser médico en una sala de emergencias, o bombero, o policía, porque esas profesiones lo meterían en serios problemas. El castigo, según Éxodo, es la muerte.

¿Qué tienes que opinar con respecto al chisme? ¿Quién no ha oído un buen rumor acerca de un compañero de trabajo? La Biblia prohíbe rotundamente el chisme; escuchar o difundir un rumor es una violación de la regla especificada en Levítico 19:16. Chismear te condena a los fuegos eternos sin defensa. El versículo no lo menciona, pero le recomiendo que tenga especial cuidado cuando hable de su suegra; Si lo hace, prepárese para enfrentar las consecuencias.

Consultar a psíquicos, médiums, o espiritistas, es un pecado. Así lo establece Levítico 19:31. Aunque los que le piden consejo a estos farsantes merecen ser castigados; no por ser pecadores sino por tontos. Como si no fuera suficiente, la Biblia está de acuerdo con los ciudadanos del imperio romano, quienes estaban en contra del tatuaje. He visto a cristianos que han adornado sus cuerpos con cruces tatuadas, y otros símbolos religiosos, en flagrante violación de Levítico 19:28 que nos dice que no debemos marcar nuestros cuerpos.

Y, el más importante de todos los preceptos bíblicos. ¿Amas a tus enemigos? La Biblia deja muy claro que debemos imitar a Jesús en su comportamiento acerca de amar al prójimo, incluso a nuestros enemigos. Lucas 6:27, Lucas 6:35, y Mateo 5:44, no dejan ninguna duda de que el amor puede ser el antídoto a todos los pecados. Aunque el mensaje de amor de Jesús fue reemplazado más tarde por el de su resurrección, no hay dudas de la eficiencia de esta regla. Si amas sinceramente, no matas, no robas, no mientes, etc. Personalmente, creo que este es el mandamiento más importante. Si usted puede amar a sus enemigos, imagínese cuánto amor puede darle a la familia, y a los amigos. Y, estoy seguro, le dará mucho de ese amor a sí mismo.

Usted puede ser el mejor cristiano, pero si no tiene cuidado, puede convertirse en un extranjero ilegal que no puede entrar al cielo. No se le permitirá entrar porque ha violado las reglas descritas arriba. Usted las ha violado. No le ha importado… hasta ahora. Y para aquellos que se excusan diciendo que todas esas reglas y reglamentos fueron escritos para los judíos, y no se aplican a los gentiles (nosotros), por favor vayan por un minuto a Mateo 5:17-18, donde Jesús claramente nos dice que estamos en el mismo barco con ellos. Según Jesús, las reglas del Antiguo Testamento se aplican a todos nosotros por igual. Por lo tanto, tomen su Biblia, revisen los versículos que he mencionado como ejemplos de las reglas que la mayoría de nosotros no obedecemos, y sigamos, de ahora en adelante, todas y cada una de ellas. ¿Sí? ¿Correcto?

No importa lo que hayas hecho hasta ahora, la verdad es que los cristianos seguiremos obedeciendo los mandamientos con los que estamos de acuerdo, e ignorando aquellos con los que no concurrimos. ¿Cómo es eso? Bueno, podemos describir nuestro comportamiento como una cuestión de interpretación. No tienen que preguntarme, pero si lo hacen, les diré que nosotros, los cristianos, no tenemos que obedecer las leyes del Antiguo Testamento. Para eso, tendríamos que reinterpretar a Mateo 5:17-18. Jesús dijo eso cuando todavía no había pagado por nuestros pecados. Él era un judío, y como tal; estaba siguiendo el pacto que Dios hizo con el pueblo de Israel, no con nosotros. Cuando Jesucristo pagó por nuestros pecados, estableció un nuevo pacto, un contrato con todos nosotros, judíos y gentiles; en consecuencia, las viejas normas y reglamentos no son aplicables a nosotros y, por lo tanto, no podemos ser condenados al infierno por esas violaciones.

El pueblo seleccionado de Dios, recibió todas esas leyes que tenían que obedecer porque eran los elegidos; aparte de que los tiempos eran diferentes. Cuando el Nuevo Testamento entra en vigencia, establece las nuevas reglas y procedimientos, cubriendo a judíos y gentiles. En ese momento, los mandamientos del Antiguo Testamento se volvieron obsoletos, y sus reglas dejaron de ser obligatorias. Entonces, la pregunta es: ¿Por qué tenemos que obedecer alguno de los mandamientos del Antiguo Testamento? Bueno, porque tienen igual validez en el Nuevo Testamento. No cometer adulterio, no robar, no matar, etc. En otras palabras, ya no estamos bajo la ley de Moisés; ahora estamos bajo la ley de Cristo. La esencia de este nuevo contrato fue claramente establecida por Cristo; es la ley del amor. El Salvador nos dijo que amemos a Dios, y que amemos al prójimo. Las leyes diseñadas para una pequeña nación llamada Israel no pueden aplicarse a la iglesia de Cristo, que está diseminada por todo el mundo. No es cuestión de escoger lo que nos conviene, o lo que nos gusta, se trata de observar aquellas reglas que nos interesa obedecer, a sabiendas que no estamos obligados a hacerlo. Fueron diseñadas para los israelitas, y por un período de tiempo limitado. El sacrificio de Jesús cambió todo eso. El nuevo pacto incluye algunas de las leyes del Antiguo Testamento. Esas son las que debemos obedecer. Las otras reglas, no son obligatorias. Esas son patrimonio del libre albedrío.

Please reload

Comments / Comentarios