© 2017 by Giancarlo  created with Wix.com

Incesto: ¿Lo aprueba Dios?

September 29, 2017

Es difícil negar que Dios lo aprueba cuando uno lee Génesis 19:30-36. Es obvio que el “incesto” era permitido entre los pocos pobladores del planeta, durante los primeros siglos de la humanidad. En ese tiempo, sin embargo, el incesto no existía; era simplemente el hecho de que familiares cercanos podían casarse los unos con los otros. Si entendemos que en los albores de la humanidad solamente existían Adán y Eva, es obvio que sus descendientes, para reproducirse, no tenían otra opción que la de casarse entre si. Las generaciones subsiguientes tuvieron que hacer lo mismo, incluyendo los descendientes de Noé, por las mismas razones. Es importante notar que Génesis 2:24, de manera muy opaca, parece indicar que ni el matrimonio ni las relaciones sexuales entre padres e hijos fueron permitidas por Dios en ningún momento.

Regresando a Lot, la Biblia nos dice que él, siguiendo las instrucciones del Señor para que pudiera escapar a la destrucción de Sodoma, se va a Zoar (llamada Bela en Génesis 14:8) junto con su esposa y sus dos hijas. Temeroso del terrible castigo divino que inevitablemente ocurriría, decide que no debe permanecer en Zoar y prefiere irse a una montaña cercana donde cree poder encontrar un refugio seguro. Durante el ascenso, la esposa de Lot, desobedeciendo instrucciones concretas de Dios, voltea para mirar lo que estaba ocurriendo en la ciudad condenada, y muere. Las Escrituras nos indican que fue convertida en una columna de sal. Lot continuó el ascenso hasta llegar a unas cuevas donde pudieron refugiarse.

Por razones que no alcanzo a comprender, las hijas de Lot llegaron a la errónea conclusión de que todos los hombres del área habían perecido durante la aniquilación de Sodoma; consecuentemente, su padre era el único hombre disponible para relacionarse sexualmente y procrear. ¿Debemos asumir que estas jóvenes ignoraban que había otras ciudades en la zona? Pareciera que no lo sabían porque, después de discutir la situación entre ellas, acordaron que debían emborrachar a su padre con vino para poder hacer el amor con él. La Biblia no nos dice dónde o como adquirieron el vino. Aun cuando la mayor de las dos hijas fue la primera en acostarse con el padre, el plan exigía que se alternaran hasta que ambas salieran en estado, lo cual lograron. Los dos hijos nacidos de esta relación incestuosa fueron nombrados Moab y Amón. Las hijas de Lot dieron origen a quienes llegarían a ser dos de los mayores adversarios de Israel: los Amonitas y los Moabitas.  Sorprendentemente, la hija mayor de Lot nunca negó el origen incestuoso de su hijo puesto que lo llamó Moab, que quiere decir “del padre.”

Es importante que distingamos entre “casarse con un familiar cercano,” lo cual fue permitido y aceptado por muchos siglos, y “relaciones incestuosas” prohibidas después que Dios lo ordena en Levíticos 18:6-18. En otras palabras, hasta que Dios específicamente lo prohíbe, el incesto no existía. El matrimonio entre familiares cercanos no era una relación perversa y pecaminosa; era una necesidad biológica y social tanto para los descendientes de Adán y Eva como para los de Noé.

Reconozco que no comprendo algunas de las partes del drama. No puedo creer que Lot, aun cuando estuviera borracho durante nadie sabe cuántas noches, tuvo relaciones sexuales con sus dos hijas sin percatarse de lo que estaba ocurriendo. ¡Pensemos por un momento! Asumiendo que las jóvenes hayan podido adquirir todo el vino necesario para emborracharlo durante esas noches, ¿debemos creer que Lot nunca se dio cuenta que estaba haciendo el amor con las únicas dos mujeres en la cueva, sus hijas? Para algunos, no obstante, la incestuosa fornicación de Lot es perdonable porque se realizó contra su voluntad. De hecho, esos estudiosos bíblicos afirman que el anciano fue violado por sus dos hijas. ¡Francamente, no lo creo!

Lot no es el único ejemplo de incesto mencionado en la Biblia. Por ejemplo, podemos leer en Genesis 4:17 que Caín se fue a la tierra de Nod con su esposa y tuvo un hijo con ella, a quien llamaron Enoc. ¿Quién es esta esposa? La mayoría de los expertos creen que se trataba de una de sus hermanas. De igual forma, todos los varones se casaron con hermanas, primas, y otros familiares cercanos. No era posible de otra manera porque Adán y Eva eran los únicos progenitores. La Biblia no menciona que hubiera otros habitantes en la tierra; por lo tanto, todos tenían que ser descendientes de ellos. Por otro lado, hay serios estudiosos que cuestionan la validez de esta afirmación e insisten que la Tierra estaba bien poblada mas allá del ambiente privilegiado del Paraíso.

En Génesis 20:12, leemos que Abraham se casa con Sara, su media-hermana. Ella era la hija del padre de Abraham. En este caso, el Señor no solo acepta un matrimonio incestuoso, sino que les promete herederos. Mas aun, en una relación adúltera a todas luces, aparentemente aprobada e incluso sugerida por su esposa Sara, Abraham procrea un hijo con una de sus esclavas, Agar. Ismael vendría a ser mas tarde quien origina la actual religión musulmana.

No puedo dejar de mencionar al padre de Moisés, Amram, quien se casó con su tía Jocabed, según el relato bíblico en Éxodo 6:20. También debo nombrar al hijo del rey David, Amnón, quien finge estar enfermo para forzar a su media hermana Tamar, según 2 Samuel 13. En este último caso es importante aclarar que Tamar no participó voluntariamente en su unión con Amnón, ya que fue violada por éste.

Después que Dios lo prohíbe, hasta nuestros tiempos, el incesto ha sido criticado y castigado por una gran mayoría. Los científicos contemporáneos han demostrado que la reproducción entre familiares cercanos carga consigo un considerable riesgo genético en cuanto a producir anormalidades en la progenie. En los tiempos antiguos no era así. El código genético humano estaba relativamente libre de defectos. Basándonos en los hechos, podríamos decir que las relaciones incestuosas descritas en la Biblia, antes de Moisés, no pueden compararse con el incesto de los tiempos modernos. La ciencia contemporánea ha demostrado que el incesto es peligroso desde el punto de vista médico. Podemos concluir que las relaciones sexuales para procrear entre miembros de la misma familia se veían de una manera diferente antes y después de Levíticos 18:6-18.

Please reload

Comments / Comentarios