flecha izquierda.tif
lilith final.jpg
amazon MM.tif

LILITH: ¿PRIMERA ESPOSA DE ADÁN O DEMONIO?

2 Septiembre 2020

Editor

Lilith ha estado vagando por la tierra por más de 4.000 años, durante los cuales escritores, artistas y poetas han imaginado a este personaje, probablemente mítico, como a una figura real, identificándola como una hermosa mujer, de pelo largo, demoníaca, asesina de bebés, que viola a los hombres mientras duermen. Para entender la importancia de Lilith en las descripciones históricas, es esencial conocer sus orígenes en las antiguas tradiciones mesopotámicas, y su papel a través de los tiempos hasta llegar a nuestros días. Todos estamos familiarizados con la narración bíblica sobre cómo fue creada la primera pareja. El libro del Génesis nos habla de la creación del hombre a partir del polvo, a imagen y semejanza de Dios. Al darse cuenta de que Su creación estaba solo, Dios tomó una costilla de su pecho e hizo a una mujer – Eva – para entregársela como compañera. El problema con esta narrativa es que la Biblia nos relata otra historia, anterior a esta, donde Eva no fue la primera mujer. Génesis describe una creación previa donde Dios creó a Adán y a su compañera de manera simultánea. Esta parte de la narrativa bíblica ha sido censurada o no tomada en consideración. Para justificar sus acciones, los estudiosos afirman que Lilith no es más que una leyenda que representa a un personaje que va en contra de las ideas tradicionales sobre la sumisión de la mujer a la voluntad de su marido. Hay quienes opinan que el mito se utilizó para explicar la alta tasa de mortalidad infantil durante los tiempos bíblicos. Los habitantes de aquellos tiempos adjudicaron la responsabilidad por esas fatalidades a un demonio malvado. Algunos estudiosos del tema creen que, debido a que Lilith no aceptó su papel de subordinada al marido, se convirtió en el chivo expiatorio de todos los males que ocurrían durante los acontecimientos críticos en la vida de las mujeres de la época, tales como la pérdida de la virginidad o un mal matrimonio. Lilith fue acusada también de usar las eyaculaciones nocturnas de los hombres para concebir hijos demoníacos. Su reputación se extendió a ser culpable de los eventos más desafortunados de la época.

Aquellos que creen en su existencia saben que casi no aparece en los textos bíblicos y cuando lo hace no es mencionada por su nombre. Su historia comienza antes de la creación de Adán y Eva: "Así creó Dios a la humanidad a su imagen, a imagen de Dios, los creó; hombre y mujer los creó" (Génesis 1:27). La narración bíblica sobre la primera pareja dice claramente que Dios los creó a partir del mismo polvo, y con las mismas facultades, haciéndolos ostensiblemente iguales. Más tarde, en un procedimiento casi quirúrgico, el Libro Sagrado nos dice que Dios formó al hombre del polvo y le dio la vida. Luego lo puso en un sueño profundo, abrió su pecho, tomó una de sus costillas, cerró la herida y de la costilla hizo una mujer para que fuera la compañera del hombre (Génesis 2:7, Génesis 2:21–22). ¿Hay dos creaciones de humanos? En el primer capítulo del Génesis, Dios creó a la pareja simultáneamente; en el segundo, hizo a Adán del polvo de la tierra, y a la mujer de una de sus costillas. Para la mayoría de los eruditos, son dos eventos separados.

Hay muchas especulaciones sobre la primera esposa de Adán, la primera mujer que existió en el mundo.  En antiguos textos babilónicos de demonología, Lilith aparece como una mujer demoníaca, seductora, y madre prolífica, cuya misión es atacar a mujeres embarazadas y matar a sus bebés. Hay muchos artefactos antiguos que representan amuletos y conjuros que pretendían contrarrestar los poderes demoníacos de este monstruo salvaje, y que prueban sus orígenes. Hay una mención temprana del nombre de Lilith en Gilgamesh y el árbol Huluppu, un poema sumerio que data de alrededor de 2000 a.c.e. Basado en este y otros textos antiguos; el viaje de Lilith comienza en la mitología babilónica, continua a través de la Biblia, extendiéndose a Grecia, Siria, Anatolia, Egipto y al judaísmo del antiguo Israel, hasta la literatura moderna, donde los movimientos feministas celebran a esta seductora y asesina entidad demoniaca como "una mujer liberada que luchó y logró su independencia de Adán". El profeta Isaías, que vivió aproximadamente desde el 742-701 a.c.e., no mencionó a Lilith por su nombre, sino que la describió como un monstruo asesino que vivía en un lugar desolado, entre una lista anónima de demonios nocturnos, que cazan en el Reino de Edom (Isaías 34:14). La audiencia de Isaías conocía tan bien a Lilith que el profeta no encontró necesario explicar su identidad. Esta es su única aparición en la Biblia.

La siguiente aparición de Lilith ocurre cuando es descrita en la Canción para un Sabio, un himno o conjuro utilizado para exorcismos en los Pergaminos del Mar Muerto, descubiertos en la década de 1940 en Cumrán. Los Pergaminos la mencionan en asociación con otros demonios. No es absurdo suponer que los integrantes de la comunidad de Cumrán estaban familiarizados con el pasaje del profeta Isaías. Esa es la razón por la cual los escritores la describieron de manera similar. En el período post-bíblico, aparece varias veces, aunque no se la identifica por su nombre sino como la Primera Eva, lo que indica que la leyenda circuló en las tradiciones orales. Circa 500 a 600 c.e., apareció el Talmud babilónico, una extensa obra editada por rabinos judíos que contiene discusiones legales, análisis de pasajes bíblicos y algunas referencias a Lilith como un demonio femenino que tenía relaciones sexuales con los hombres mientras dormían. El Talmud recomendaba que los hombres no debían dormir solos por la noche para evitar los ataques sexuales de Lilith.

Diez siglos después de la muerte de Jesús, Lilith aparece en una obra apócrifa inspirada en la Biblia, escrita por Dan Ben-Amos, titulada El Alfabeto de Ben Sira, donde es incluida en el episodio 5, de 22. Este es el primer texto que relata la creación de Lilith. Ben-Amos explica que su obra no es la única historia sobre Lilith. Los relatos orales existían desde mucho antes. La descripción de Ben-Amos no es diferente de otros textos sobre la demoníaca primera esposa de Adán. Siempre la representaron como un demonio peligroso, sexualmente insaciable, que mata a los bebés en las noches de los tiempos bíblicos. Sin embargo, el Alfabeto la convierte de un monstruo aterrador a ser la primera esposa de Adán, al cual dejó por haberla tratado como si fuera inferior. En su obra, Ben-Amos nos dice que Dios creó a Lilith igual a Adán, ambos de la tierra. No voy a entrar en las partes sexualmente explícitas del trabajo de Ben-Amos, basta con decir que discutieron sobre por qué Adán insistía en que ella jugara un papel sumiso donde el siempre estaría encima de ella. Según Ben-Amos, Lilith era una mujer inteligente cuyo fuerte carácter la hizo oponerse a las imposiciones de Adán con respecto a las posiciones sexuales. Adán no admitió sus demandas, lo que creó un conflicto de compatibilidad que terminó en su separación eterna. Debido a las agrias discusiones que sostenían, Lilith pronunció el nombre prohibido de Dios, lo cual hizo que le salieran alas y voló por los aires, alejándose del Jardín del Edén para nunca regresar, ni siquiera cuando Dios envió ángeles para traerla de vuelta. Utilizando sus mensajeros, Dios le pidió a Lilith que regresara con Adán, o aniquilaría a 100 de sus hijos diariamente. Ella se negó rotundamente a obedecer las instrucciones específicas de Dios, y el Creador cumplió con Su palabra, maldiciéndola a ella y a la descendencia que había procreado con el demonio Samael. Por su desobediencia, Dios mismo, a petición de Adán, la desterró del Paraíso. El Creador la convirtió en una entidad demoníaca que, durante el sueño, tendría relaciones carnales con humanos por toda la eternidad. No hay duda, el pecado más grave de Lilith fue su desobediencia al mandato de Dios, lo que hizo que Dios la castigara severamente. Algunos explican que el odio de Lilith hacia los bebés humanos es una represalia por la matanza de Dios a los suyos. Según los mismos textos apócrifos, Dios se dio cuenta de que la soledad de Adán no era buena, y decidió crear otra esposa para él, asegurándose de que ésta fuera sumisa y obediente a los deseos del hombre. Para asegurarse de que ella cumplía con las órdenes de Adán, la hizo de una de sus costillas. Le puso por nombre Eva, la esposa con la que Adán vivió en armonía hasta que cometieron el pecado de comer el fruto del árbol prohibido y fueron expulsados del paraíso, lo que condeno a la humanidad a vivir en pecado.

Durante la Edad Media, fuentes judías comenzaron a contar una historia en la que Lilith aparece como la primera esposa de Adán. En el Zóhar, un texto del siglo XIII, Lilith aparece junto a Satanás. El libro revela que trató de seducir al rey Salomón fingiendo que era la Reina de Saba. El Rey no cayó en su trampa. Descubrió que era una impostora. Desde entonces, los eruditos judíos han tratado de explicar las dos creaciones en el Libro del Génesis. Sin quererlo, también han explicado por qué Lilith ha recibido un trato tan duro durante milenios. Su aparición en textos antiguos como la primera esposa de Adán jugó un papel importante en la decisión sobre las incoherencias en el Libro del Génesis, Capítulos Uno y Dos. Para reconciliar estas dos versiones de la creación de la humanidad, tiene que haber habido otra mujer en la vida de Adán. Lilith fue la primera esposa en un matrimonio fallido. Este acontecimiento obligó a Dios a encontrar otra esposa para Adán.

Algunos eruditos sostienen que la iglesia primitiva no quería que Lilith fuera considerada la igual de Adán. Los líderes religiosos de la época pensaron que esta igualdad ocasionó el problema que los llevó a separarse. La jerarquía religiosa decidió borrar a Lilith de la narrativa de la creación para eliminar los sentimientos de igualdad entre hombres y mujeres y perpetuar la sumisión de las mujeres a la voluntad de los hombres. Existen textos publicados durante la Edad Media donde se asegura que Lilith era más inteligente que Adán y con un carácter superior al de él; esta es la razón por la cual su historia fue borrada de los textos bíblicos. En los tiempos modernos, Lilith ha sido llamada la Primera Feminista. Algunos movimientos feministas la convirtieron en su modelo a seguir, olvidando que es una figura demoníaca y cruel. Los feministas han transformado al monstruoso demonio en una mujer independiente que seleccionaba a sus parejas sexuales y tenía control total sobre su cuerpo y destino. Para honrarla, nombraron Lilith Magazine a su publicación principal.